Bastan dos centímetros de agua y dos minutos sin supervisión para que un niño se ahogue

MADRID

Actualizado:

Sostener

El primer informe nacional sobre ahogamiento infantil aseguró que el ahogamiento es la segunda causa principal de muerte infantil accidental, "datos alarmantes a sabiendas de que casi todo es prevenible", según el Dr. Manuel Baca, jefe del servicio de pediatría del hospital Quirónsalud de Málaga.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) cree que 236.000 personas mueren por ahogamiento todos los años en el mundo y "el mayor peligro está en los pequeños, con el 70% de las víctimas de ahogamiento inferiores de seis años», Asegura el Dr. Baca, a partir de datos de la Asociación Española de Pediatría.

Específicamente, comunica Ep, en este país en los últimos cinco años han muerto más de 100 inferiores. 4 de cada cinco pequeños que murieron por ahogamiento no estaban supervisados ​​y, según el Primer Informe Nacional sobre Ahogamiento de Niños, "la mayoría de los fallecidos son pequeños de entre dos y cuatro años y en un ambiente sin supervisión, principalmente piscinas privadas". Por ello, y ante el riesgo, el Servicio de Pediatría del Hospital Quirónsalud Málaga recomienda "una alerta especial, más aún durante el verano".

"No solo mar y piscina, Asimismo debe tener precaución con los recipientes donde se tienen la posibilidad de guardar líquidos, como baldes, bañeras o piscinas portátiles., en tanto que unicamente se necesitan dos centímetros de agua y dos minutos sin supervisión para ahogar a un pequeño ”, recordó el médico.

"Lo primordial es la supervisión continua, pero otra precaución adicional es que todos y cada uno de los pequeños tomen lecciones de natación para agregar una capa plus de seguridad en el agua", aconsejó el jefe de pediatría del centro.

Otras noticias que te van a interesar:  Real Madrid: Vídeo: la salida del Real Madrid hacia el estadio Carranza para enfrentarse al Cádiz

Además, la Academia Estadounidense de Pediatría (AAP) recomienda la utilización de "capas o capas" de protección. "En el momento en que los niños juegan dentro o cerca del agua, es fundamental vigilarlos de cerca y constantemente, pero asimismo ciertas barreras tienen la posibilidad de contribuir a impedir desgracias durante periodos cortos e inevitables de vigilancia, que son una sección normal de la vida diaria".

A) Si, "La instalación de vallas o cierres puede eludir que más de media parta de los pequeños pequeños se ahoguen en piscinas", advierte Manuel Baca. Además de esto, “los juguetes se sostendrán fuera de la región de la piscina para que los pequeños no sientan curiosidad y también intenten cruzar la barrera para llegar hasta ellos”.

También hay que prestar atención a la digestión o hidrocución, que "se produce como consecuencia de un cambio brusco de temperatura al entrar precipitadamente en agua fría, ocasionando un estrechamiento de los vasos sanguíneos y, por consiguiente, realizando que la sangre se mueva mucho más lentamente hacia el cerebro, lo que puede provocar desmayos ", enseña el médico.

Medidas urgentes contra el ahogamiento

En la situacion de un niño, Se debe alzar al bebé una vez fuera del agua, buscar ayuda inmediata o trasladarlo al hospital mucho más cercano. Además, “para achicar el peligro de respirar agua es importante mantener la cabeza más baja que el resto del cuerpo y revisar si está respirando espontáneamente. De lo contrario, dele respiración artificial (boca a boca) », advirtió el médico.

Si es un niño mayor, en aguas poco profundas y si el niño no respira, sujete el cuerpo con un brazo y la cabeza con la otra mano, cerrando la nariz cuando esté boca a boca. "Mover al herido a la orilla, pedir ayuda y continuar con las maniobras de reanimación, supervisar también el pulso y, en el caso de sepa, realizar un masaje cardiaco".

Otras noticias que te van a interesar:  Casi una treintena de trabajadores contratados en Chiclana con los fondos Covid

En el caso de que el niño comience a respirar y palpitar espontáneamente, se lo colocará en decúbito lateral con la parte interna del brazo flexionada en ángulo recto con el cuerpo y el dorso de la mano bajo la mejilla. La pierna del interior se prolonga y la otra se dobla. "Si el menor no responde, va a ser trasladado al hospital más cercano, sin interrumpir las maniobras de respiración artificial y masaje cardíaco hasta llegar al destino", aconsejó el médico para eludir un mal mayor.

Se precisan 2 pulgadas de agua y dos minutos sin supervisión a fin de que un niño se ahogue. Es contenido original de A.C.es

Míralos
Comentarios

Los comentarios para este artículo se han cerrado.

Subir
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines de afiliación y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de sus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad