Jerez vive el Viernes Santo agarrado a María

Jerez

Actualizado:

Sostener

De la noche de Jesús al viernes de María. Es de esta forma como Jerez, donde esta el Buen viernes en el centro de la escena, con el permiso del Señor de la Fecha Límite, dos de las vírgenes coronadas de la región -Concepción de Las Viñas y el Valle-, la Virgen de loreto, el gusto decimonónico de la soledad y el consuelo sagrado que envuelve el estilo barroco de Nuestra señora de la misericordia.

El Viernes Santurrón en Jerez es un día de contrastes, porque aquí el negro de Período con estruendos de barrioni el color descolorido que ha impregnado Ortega Brú al único misterio que emerge de su gubia que las procesiones completadas con el sonido de trompetas y tambores. Y el jerezano, respetuoso de sus tradiciones de hermandad, sabiendo que es un gran día, salió a la calle, por el hecho de que María, la madre de Dios, no podía quedarse sola en su desafío.

Se suponía que estabas allí y el hombre de Jerez estaba. Realizando cola para mostrar su respeto, con la idiosincrasia de cada enclave, con el recuerdo de La pena y la sobriedad del centro Soledad en Porvera y Loreto en vía Bizcocheros, o con la inquietud de una plaza como la de la Ermita de San Termo o la actividad de una fraternidad de barrio como la de Los viñedos, donde aparte de los títulos colocados en la veneración de los fieles, los hermanos de la Exaltación no pararon, creando un programa de radio (Ego Sum Vitis), un programa de televisión (Oltre il ponte) o con proyectos de caridad, como los más 250 litros de leche recogidos por los Costaleros de la Virgen.

Otras noticias que te van a interesar:  Cervera comienza a recuperar efectivos

Como todo lo relacionado con la Semana Santa de 2021, el Viernes Santurrón también fue diferente. Mucho más íntimo sin pasar por el anonimato de la túnica, mucho más que mirar a la Virgen como la Madre del Señor y Nuestra Madre aferrada a Ella en estos tiempos de pandemia, como ha invitado la Cofradía de la Calle Porvera con el hashtag # grapplealclavodelaSoledad.

Así, con la noche ya sobre el cielo jerezano, y a falta de la alegría de la Resurrección, con la imposición del toque de queda como signo de la pandemia y la grave situación, el hermano de Jerez se retiró con ganas de pasar página de una Semana Santa que pertenece a la crónica de las cofradías, para soñar con la próxima en la esperanza de que el sendero sea todavía teatro de la Pasión del Señor.

Míralos
Comentarios

Los comentarios para este artículo se han cerrado.

Subir
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines de afiliación y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de sus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad