La Corrala de Cádiz: despedida, cheque y cerrojo

Actualizado:

Sostener

"¡Sí, sí, adelante, no hay problema!" una pareja sube las escaleras y se detiene en frente de alguien que viene a preguntar. Esta es la pregunta. En unas horas ya no será posible. La Corrala de la Bahía, el edificio situado en la intersección de las avenidas Portugal y Juan Carlos I en la ciudad más importante Cádiz y ocupada desde enero de 2015 por último será desalojada. Está cerrado.

Una casa de bolsa logró llegar a un convenio con la gente que en la actualidad viven allí como ocupantes ilegales (unos treinta pisos) para salir la propiedad, un fondo de inversión norteamericano, hagan con el edificio lo que han planeado. Aproveche su propiedad conforme se deshaga de ella. El fondo de inversión Cerberus se encargó de este bloque en 2019 tras adquirirlo al Banco Santander como parte de un paquete inmobiliario, pero nunca ha podido rentabilizarlo desde el momento en que fue ocupado.

Y entonces optaron por pagar para salir. Según pudo confirmar este períodico, donarán 5 mil euros a domicilio. Un cheque por ese valor en la clave entregada. El trato se formalizará este martes en el momento en que salgan uno a uno. Una vivienda de bolsa contratada por el fondo a dicho efecto lleva más de un mes negociando con ellos con el propósito de llegar a esta "solución amistosa". Una vez vacío, se va a limpiar y se instalarán puertas anti-sentadillas y ya no habrá seguridad privada.

Comprueba que se entregará este martes a cada squat para la salida pactada.
Verifica que se entregará este martes a cada squat para la salida pactada.

Por otro lado, el gestor de activos del fondo, Haya Real Estate, insiste en que la meta es "Restablecer orden y garantizar la seguridad de las personas lo antes posible, ya que la situación está causando mucha preocupación entre los residentes y comerciantes locales. En este sentido, siempre estamos trabajando para acelerar la salida de los okupas y, en consecuencia, establecer nuevamente el orden vecinal en el vecindario. "Ofrecer mucho más seguridad como establece la ley", aseguran.

Otras noticias que te van a interesar:  Airbus logró 4,1 millones del Reindus para ampliar las plantas de la Bahía

Y este lunes en Corrala las familias que viven allí han listo sus cosas para partir. Otros ya los sacaron y los guardaron donde pudieron. Es el caso de Sergio y Pilar, de cuatro años en La Corrala, dos pequeños pequeños. Ya buscaron otro lugar para vivir. "Naturalmente que deseamos salir de aquí y tener una vida digna con luz y con todo cuanto necesito para criar a mis hijos ”, dice Pilar, quien confiesa preocupada porque perdió treinta libras en pocas semanas. “Fuimos a todas partes para ayudar pero no nos brindaron ninguna solución... No tenemos ganas inconvenientes, solo queremos poder vivir en paz ». Según explican, los inconvenientes derivados del narcotráfico y los combates ya han amainado y "era solo para algunos". "Debí pelear con muchas veces a fin de que no se volviesen a arruinar", afirma Sergio al respecto.

"Deseamos empezar desde aquí ahora, procurar proseguir viviendo", afirma Sergioy Pilar. - Antonio Vázquez

Cuando suben las escaleras, otros dos "inquilinos" bajan los muebles. "Nos marchamos", nos dicen. Y en el próximo rellano, al comienzo de un largo pasillo en una de las plantas más "tranquilas", están Costantino y Jorge, padre y también hijo. 2 ciudadanos rumanos que también viven en Corrala. Dicen que ingresaron hace 4 años en el momento en que tuvieron "la posibilidad". “No le pagamos nada a nadie. Quien estaba antes se hubiese ido y nos hubiera dado las llaves ".

Se dedican a períodico a la obtenida de morralla ya los mercados, "pero nada más". Y desde ese momento han vivido sin luz y todo cuanto eso implica. Forman parte de ese círculo vicioso con una solución complicada, que es no poder regularizar su situación pues la situación tampoco les permite regularizarla. "No tengo nómina, no puedo tenerla", ha dicho Jorge en un español comprensible. No tienen reparos en hablar. Además de esto, semeja que lo están haciendo. Viven con numerosos otros miembros de su familia y llegaron a esta cuadra desde una camioneta donde dormían. "¿Y ahora a dónde irás?", "No sé ... un espacio para vivir".

Otras noticias que te van a interesar:  Mueren 22 ancianos por el brote de coronavirus en la residencia Sancti Petri, en Chiclana
"Los inconvenientes han sido para algunos, pero también somos varios los que no contamos nada que ver con eso".

A su lado, Alejandro, de 33 años, escucha. Se ocupa de la artesanía. “En este momento con esto de Covid no puedo vender ni nada, ni proceder a la temporada como lo he hecho frecuentemente. Lo que deseo es trabajar, pero si no tengo trabajo, ¿qué debo llevar a cabo? "La Municipalidad siempre y en todo momento nos ha ofrecido mucha asistencia pero en el final ... nada y de este modo nos veíamos". E insiste: "La realidad, aquí también existen muchas familias trabajadoras, pero ha llegado un momento en que nos dejaron de lado, no nos dejaron otra alternativa, ¿y por qué unas y otras no?" “Entiendo que no puedo establecerme en una casa que no es mía, pero también entiendo que la Constitución habla del derecho a una vivienda digna en tanto que hay políticas sociales que tienen que contribuir a los necesitados”. "Está bien, nos dan el dinero para irnos, pero con ese dinero tienes diez meses, ¿no? ¿Y luego qué?"

En lo que se refiere a las peleas, las drogas, los chillidos ... no quieren que sea general. Coinciden con Marcelo y María, otra pareja rumana que vive en el tercer piso. «Antes había muchos problemas aquí pero ciertos ya se fueron y hace como un año está más relajado. Las jeringas ahora no se aprecian en las escaleras“Dicen. También ya procuraron una vivienda donde alquilar con sus 2 hijos. Tienen 2 mucho más en su localidad natal.“ Ahora observaremos ”, dicen al entrar una de las últimas veces que lo harán.

Marcelo y María suben a la casa donde viven desde hace cuatro años.
Marcelo y María suben a la casa donde viven ya hace 4 años. - Antonio Vázquez

Pero estas son solo ciertas historias que pueblan la Corrala de la Bahía de Cádiz. Cada puerta puede ser una versión diferente por el hecho de que cada una tiene su vida y motivos.

Vecinos y comerciantes se han quejado muy frecuentemente por el traslado de drogas a este bloque y por cuestiones de inseguridad. La Policía Nacional actuó cada vez que se les solicitaban riñas y se hicieron cambios contables y también investigaciones que llevaron a varios de los causantes de estas peleas a la prisión cuando también actuó la justicia.

Otras noticias que te van a interesar:  La Junta interviene la Residencia de Mayores Nuestra Señora del Rosario en Los Barrios

La situación ha empeorado desde 2015. La entrada de los primeros ocupantes ilegales fue seguida por otra gente con las que comenzaron los incidentes mucho más graves. Un ir y venir constante con una puerta siempre y en todo momento abierta que muchas veces conducía a la delincuencia.

En este momento va a haber numerosos guardas de seguridad, se instalarán puertas anti-ocupación en todos y cada uno de los pisos, se cambiarán las cerraduras y se activarán las alarmas. Lo que va a hacer cada uno es otra historia.

Míralos
Comentarios

Los comentarios para este artículo se han cerrado.

Subir
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines de afiliación y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de sus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad