La falta de provisión de droga por el Estado de Alarma de un clan de El Puerto destapó la trama de la cocaína de la Sierra

Actualizado:

Sostener

Medio kilo de cocaína de roca. Listo para ser cortado y preparado en dosis. Esta y alguna información ya gestionada por la Policía, fueron el principio del fin del conjunto especializado en la venta de esta sustancia entre Jerez, La Barca y Arcos, y de allí al resto de ayuntamientos de la Sierra.

El arresto de sus primordiales líderes, entre aquéllos que resalta el de Ezequiel, quien para todos los que siguieron sus pasos hicieron una gran demostración de sus bondades, se causó después de que los estudiosos llevaran meses taponando los puntos, las conexiones y pudieran ofrecerle cara a quien presumiblemente estaba detrás. esos 500 gramos escondidos en la Revolera, en El Puerto.

Al parecer, y según la policía, estos vendedores de cocaína se habían quedado sin suministros a lo largo del estado de alarma. Adquirieron a algunos distribuidores establecidos en Lebrija (Sevilla) pero la contrariedad para conducir la sustancia debido al incremento de los controles policiales y la escasez de mercadería les hizo llamar a otra puerta. Presuntamente, al del conjunto que lidera Ezequiel. Pero no de manera directa sino a través de quien es designado como su mayor colaborador, el pescadero que usaba su negocio oficial instalado en el barco como tapadera y asimismo que se ocupaba de la distribución de la droga en la camioneta de la empresa.

Era noviembre. El presunto líder ya había sido investigado en un caso anterior. Uno en el que asimismo asistió su hermano, que últimamente pasó por la Audiencia Provincial de Cádiz para ser juzgado y está a la espera de sentencia. Sin embargo, el juez destituyó al presunto líder de la "Operación Primado" de cualquier culpa relacionada con el narcotráfico en esa educación. Además, fue investigado y confiscado recursos por presunto blanqueo de capitales.

Otras noticias que te van a interesar:  El buen rollo llegó a El Rosal

Pero una vez más le dio en el blanco hace unos meses por la parte del clan El Puerto que había intervenido en 2 récord de 500 gramos de cocaína de roca y unos 4.000 euros en efectivo, en billetes divididos. Ellos eran los que tenían un romance con el pescadero. Según la Policía, luego de monitorear y investigar las rutas utilizadas por este involucrado, Se localizaron los puntos de venta de cocaína de los distintos pertenecientes del clan Arcos, Paterna de la Rivera y La Barca de la Florida, así como un punto en la bahía, Puerto Real.

Además, se constató que los socios de varios de los sospechosos tenían un perfil muy activo en la trama, actuando tanto como comerciantes como enlace entre sus asociados y el principal distribuidor de cocaína. Otros no forman parte activamente pero se sospecha que fueron informados.

En la última fase de la investigación se identificó al clan Jerez, integrado por los tres primordiales distribuidores de cocaína detenidos. Según los estudiosos del conjunto de Estupefacientes de la comisaría de El Puerto, vendían un kilo de cocaína a la distribuidora precisamente cada dos semanas, ya que abastecía al resto de los comerciantes muy rápido ”, además de dar los pedidos a la mayor brevedad. forma y instante de distribución de la substancia.

Míralos
Comentarios

Los comentarios para este artículo se han cerrado.

Subir
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines de afiliación y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de sus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad