«Me jugué la vida para salvar el coche y sé que es trabajo de profesionales, pero había que actuar»

Actualizado:

Mantener

Jueves 8 de marzo. Alrededor de las 2:20 pm, un automóvil de usuarios, modelo Citroën Xsara Picasso, circula por la calle Brake en dirección a Santa Ana, Chiclana. El conductor viaja adentro y sus dos pequeños en los asientos traseros en sus respectivas sillas aprobadas.

La mujer nota que empieza a salir humo del capó del vehículo. Detenga su equipo y estacione en una fila del lado izquierdo. Tan rápido como se apaga el motor, comienzan a estallar llamas. Justo a tiempo para que el conductor y sus hijos salgan con vida "en cuestión de segundos" de la explosión que terminaría calcinando por completo dos vehículos.

Expuso su vida y el coche no era suyo

La mujer, vecina de Chiclana, alertó sobre las emergencias. Los bomberos del Parque Chiclana habrían iniciado su intervención a las 14:37. Se necesitaron 3.000 litros de agua También se hizo un llamamiento para apagar las poderosas llamas y coordinación con agentes de la Guarda Civil y Policía Local en el lugar del suceso. Incluso el turismo, modelo Dacia Sandero, aparcado justo enfrente del Citroën terminaría irreconocible, con el interior del vehículo. totalmente devastado por la explosión.

En ese corto transcurso de tiempo, solo 15 minutos, pareció pasar una eternidad ante los ojos de Lola Ramos, habitante en el centro de Chiclana. "Ya que hay inconvenientes de estacionamiento, Decidí dejar el auto en el cerro y aproveché para recoger a mi hija de la escuela.", Recuerda.

Lola apreció el humo negro que se elevaba desde Brake Street y corrió hacia el sitio. "Cuando llegué, el coche de atrás, el Dacia, ya estaba en llamas"., Dice Lola. El estrés del momento y el miedo a perder el vehículo produjo un ataque de ansiedad.

Otras noticias que te van a interesar:  Andalucía suspende la vacunación con AstraZeneca a menores de 60 años

Inútil de contestar, Lola solicitó asistencia, alguien que la ayudara. Como recuerdan otros testigos, sencillamente articuló "¡mi vehículo, mi turismo! ¡Mi coche se va a abrasar!". En esta trágica situación, apareció su "ángel de la almacena", Lola bautiza.

De todos y cada uno de los instantes impactantes, un vídeo muy particular se volvió viral instantáneamente. En la secuencia, un joven observa y revisa el estado de las llamas, toma las llaves del coche de Lola.. Sin entrar en dudas, accione rápidamente la apertura remota. Entra al vehículo, otra persona le cuenta las maniobras y logran sacarlo de la fila de coches que ya estaban explotando justo detrás.

El vídeo en cuestión tiene una duración de 47 segundos de máxima tensión y se extiende incluso más veloz que el poder de las llamas a través de las comunidades. El protagonista de esta temeraria acción es Antonio Reyes, un joven jerezano.

Antonio y su hermano Manuel -la persona que apunta las maniobras- son trabajadores de una compañía de correo.Conque su estancia en Chiclana fue momentánea y descriptiva: “nos movemos por toda la provincia. Esa mañana venimos de San Fernando y luego fuimos a La Barrosa. Si hubiésemos retrasado el envío, no habríamos llegado a tiempo.

"Arriesgué mi vida y sé que es trabajo de expertos"

Los dos jóvenes trabajaban cerca del área en el momento en que notaron el humo. Sin detenerse a pensarlo, se detuvieron en su trabajo entra en escena listo para asistir "donde sea necesario".

A su llegada, en medio de la multitud que tomaba fotografías y aguardaba a los bomberos, Lola se halló entristecida, en un estado de pánico y también ira. Manuel tomó las llaves, su hermano trató de atisbar las opciones de éxito de la operación. “Vi que todavía no tenía llamas y dije, ¡tenemos que sacarlo!.

Otras noticias que te van a interesar:  «Hay una nueva generación de andaluces completamente desprejuiciada y diferente a la mía»

Como si fuera Bruce Willis o Tom Cruise, Antonio Reyes se 'disfrazó' de héroe de acción para salirse con la suya con esta "Misión Irrealizable", una de sus películas favoritas, si bien no es de extrañar.

Antonio y Manuel jamás perdieron los pies del suelo. Si su intervención fue rápida, asimismo lo fue su partida. "Dejamos el vehículo fuera de peligro y nos hayamos puesto manos a la obra, hemos visto que el otro vehículo ya no podía ser salvado, aunque lo pensáramos". Lola ni siquiera tuvo tiempo de agradecerle. El día de hoy intercambian teléfonos: «Te recomiendo hacer lo que quieras tan pronto como esté aquí ", asegura.

Tampoco eran conscientes del encontronazo que tendrían. "Me cambiaba para entrenar y jugar al fútbol y me mandaron un link desde La Voz de Cádiz. Hago clic y veo "La vida está en juego para salvar un turismo de las llamas en un incendio en Chiclana", no me lo creí ", dice Antonio.

Los 2 chicos se felicitan en Chiclana, en su Jerez natal y en su empresa, orgullosos de sus trabajadores. Sin embargo, no todo es alabanza, el Consorcio Provincial de Bomberos solicita precaución ante el enorme peligro que corren los jóvenes. “Arriesgué mi vida y sé que es trabajo de expertos, pero había que accionar”, especula Antonio, quien sostiene lo mismo del Cuerpo: "Son cosas que no se tienen que hacer, pero en ese momento tomamos la iniciativa".

No era su primer rescate y el coche era de Albacete

El valor de Antonio y Manuel, pese a la adrenalina actualmente, se mantuvo relajado. Golpea a los ciclistas para que descansen, los mensajeros aceptan que no son "los héroes de un día". "Hemos experimentado varias cosas en el sendero. En Cádiz fuimos testigos de de qué forma un hombre chocaba contra su furgoneta. El conductor sufría una convulsión, fuimos a ayudarlo mientras que llegaban las urgencias. Si no hubiésemos ido, el camión se habría estrellado ”, afirma Antonio. "Dentro de lo posible, siempre y cuando podamos hacer algo, lo haremos", Sentencia Manuel.

Otras noticias que te van a interesar:  Bryan Gil paga, con gracia gaditana, la novatada de la selección

Parece que esta historia no puede tener mucho más giros. Dentro de esta "película de acción", todo apoyado en hechos reales, todavía hay un último aspecto a tener en consideración. El vehículo que se salvó del incendio no era de Manuel y Antonio ... ¡pero tampoco de Lola!

“Mi cuñada, que vive en Albacete, dejó aquí su turismo antes de que sonara la alarma. Como no podía recogerlo, me dijo que me lo prestaría en caso de que lo necesitara. Nunca había conseguido ese vehículo en un año y una vez, ¡mira lo que pasó! ", Irónicamente Lola.

El propietario original se enteró de lo que sucedió en el momento del evento. “Se publicó en La Voz de Cádiz y digo, mejor te lo cuento en este momento pues vas a ver el turismo en el vídeo”, explica riendo. El vehículo en cuestión está sano y salvo. El coche resposa en un estacionamiento cerca de un lote propiedad de Lola, "por el momento no se desplaza de allí, por si las moscas".

Míralos
Comentarios

Los comentarios para este artículo se han cerrado.

Subir
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines de afiliación y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de sus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad